Trucos

Como cambiar la pantalla de un portátil.

A veces ocurre que nuestros portátiles por un mal uso o por un accidente se rompe la pantalla o empieza a fallar. Esto suele ocurrir debido a la rotura del cristal que lo protege, o simplemente porque por el uso se ha ido yendo el color o ciertos píxeles. Cuando esto ocurre, no debe entrarte el pánico y pensar en tirar tu portátil a la basura, ya que puedes cambiar la pantalla de tu portátil tú mismo.

Pasos a seguir para cambiar la pantalla de tu portátil.

Primeramente y más importante deberás apagar tu máquina, además de desconectar todos los cables y baterías para que no haya problema de electricidad.

Antes que nada tienes que tener en cuenta que a la hora de quitar tornillos de tu portátil, colocarlo en un folio blanco o en alguna superficie que no vaya a ser utilizada ni nadie la vaya a tocar, puesto que debes volver a colocarlos todos en su sitio y no quieres que se pierda ninguno.

Pon tu portátil en una superficie plana, cerrado y con la parte inferior hacia arriba. Como veras, al quitar la batería, comprobarás que hay una tapa que tendrás que retirar para poder desconectar los cables de la tarjeta inalámbrica. Prueba el destornillador que mejor se adapte a esos tornillos para seguir la operación.

En el hueco que queda al lado de las pilas, retira los tornillos que veas, al igual que los que encontraras en la carcasa inferior, que son los que hacen que el teclado este sujeto a tu portátil.

Después de quitarle los tornillos que sujetan tu teclado, utiliza un destornillador para quitar las lengüetas de bloqueo de tu teclado, las cuales están en las teclas F1, F5, F11 e Insert. Aguántalo bien, mientras lo retiras y lo colocas en una superficie donde nadie vaya a tocarlo.

Ahora viene un apartado importante, deberás de desconectar los cables que unen la pantalla con la placa madre de tu portátil, una vez hecho esto, deja la cubierta de la misma a un lado. Retira los tornillos que sujetan las bisagras de la pantalla y finalmente con mucho cuidado y la ayuda de un destornillador, intenta quitar la pantalla que suele estar sujeta por tornillos de goma.

Sigue quitando todos los tornillos que veas, acordándote bien de qué tornillo va en qué lugar, finalmente el marco de tu pantalla cederá y puedes retirarlo. Sin tocar la pantalla LCD intenta quitar todos los conectores que encuentres despegando la cinta adhesiva que encuentres. Desconecta los cables que estaban sujetados por esta cinta, y finalmente retira la pantalla.

Para colocar la pantalla nueva deberás de invertir el proceso.

 

Si tienes alguna duda, te dejamos el vídeo para que puedas verlo mejor.

Valora este artículo.

Estamos encantados de conocer tu opinión

ENVÍA TU COMENTARIO